Mucha gente intenta averiguar cuando se originó la técnica de perforar la piel, sin saber que los piercings son algo tan viejo como la misma piel. En occidente durante casi todo el siglo XX los piercings se redujeron a únicamente a perforar los lóbulos de las orejas para colocar pendientes. Pero desde los últimos años de este siglo los piercings se han puesto a la orden del día en todo occidente. El hecho de que la gente se perfore el cuerpo y se cuelgue cosas de él, puede ser desde por simple decoración o por la aceptación en un grupo social determinado.

Los piercings que más se han puesto en los últimos años han sido los piercings en la boca y alrededores, donde predominan:

Todos estos piercings se pueden hacer en cualquier sitio especializado en piercings. No es nada recomendable hacérselos uno mimos o ir a un lugar que no esté homologado. Para hacerse estos piercings lo adecuado es en centros especializados, puedes hacértelos tanto en clínicas como en centros de tatuajes y piercings. En estos últimos asegúrate de que esta todo esterilizado y que cumplen las exigencias de sanidad: agujas estériles, que las joyas sean hipoalergénicas, etc…

El tiempo de curación de los piercings del labio suele ser de entre 1 a 3 meses aunque depende del cuidado que les des ya que un mal cuidado puede hacer que desarrolles alguna infección en esa zona. Debes asegurarte de mantenerlo muy limpio sobre todo las 8 primeras semanas posteriores de hacerte el piercing. Enjuagarse la boca es vital para la curación, puede ser tanto con enjuague bucal sin alcohol, como con agua con sal. También puedes desinfectarlo con unos hisopos o bastoncillos en vez de enjuagarse. Cepillarse bien los dientes también es muy importante puesto que un buen cepillado impide en gran medida que se acumule comida en la boca y por consiguiente la placa bacteriana. A la hora de comer puedes comer lo que quieras pero comidas con sabor picante te causara un poco más de malestar. Siguiendo estas indicaciones si en algún momento decides quitártelo no debe porque quedarte ninguna marca.

 

Hasta que pasen dos meses procura no moverlo mucho para que cicatrice con más facilidad. Pero a partir de los dos meses empieza a moverlo para que no se encarne la pieza y comience a sangrar.

No es recomendable cambiar el palo del piercing hasta por lo menos 4 meses desde que este hecho puesto que si se cambia casi seguro que volverá infectarse. Para la curación de los piercings de la lengua son prácticamente los mismos pasos a seguir exceptuando que no es aconsejable comer nada muy caliente, lo recomendable es beber muchas cosas muy frías y meterse en la boca cubitos de hielo para bajar la inflamación.

 

Ponerse un piercing en la zona oral suele conllevar bastantes peligros en lo que a salud se refiere. En el FP higiene bucodental y también el el curso de protesis dental de Escola Pejoan, aprendes que la perforación y la inserción de estos componentes pueden implicar algunos de estos problemas en la salud bucal:

Los materiales para hacer los piercings son bastante iguales en sus características pero diferentes en precio y en composición.

Después de todos estos datos ahora sabes los riesgos que tiene hacerse un piercing en la zona bucal, pero si ya estas decidido a hacértelo o ya lo tienes hecho debes seguir los consejos antes mostrados para intentar no tener problemas con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *