La evolución del cepillo de dientes

Historia

Desde los inicios de la humanidad, las personas han utilizado diferentes métodos de higiene bucal para mantener la boca lo más limpia posible. Aunque estos métodos fueran bastante primitivos y causaran poco efecto, podemos observar que la higiene bucal ha sido un factor que siempre ha preocupado. Hasta el punto de que el curso de protesis dental y el curso de FP higiene bucodental sea uno de los más solicitados en España ahora mismo.

Los seres primitivos usaban diferentes formas para limpiar su cavidad bucal:

  • Dedos y uñas

  • Fibras vegetales

  • Ramas y hojas

  • Palillos de madera o metal

  • Base de las plumas de aves

  • Púas de puercoespín

  • Espinas de pescado

  • Huesos y cartílagos de animales

  • Caparazones de moluscos

Todo esto eran herramientas que tenían para quitar la comida de los dientes, aunque no hay que olvidar la técnica primitiva que probablemente más se acerque al cepillo de dientes moderno: con un trozo de tela, frotar dientes y encías.

En civilizaciones más modernas, por ejemplo la árabe, usaban una palmera denominada areca con cuyas ramas conseguían retirar los restos de alimentos de los dientes, teniendo además doble efecto ya que las substancias que tenía este árbol se utilizaban como dentífrico.

Pero la primera constancia que se tiene de un cepillo de dientes tal y como lo conocemos ahora es del imperio chino, en 1498. El emperador chino Hongzhi ató en la punta de un hueso pelos de cerdo salvaje.

Mucho más tarde cuando se descubrieron las bacterias y gérmenes que había en las cerdas se empezó a promover la costumbre de esterilizar los cepillos con agua hirviendo.

Tipos de cepillos

Los  cepillos han ido evolucionando y con ello se han hecho muchas variables de estos instrumentos, cada cual se adaptándose a unas necesidades concretas.

  • Cepillos convencionales: suelen estar formados por 3 o 4 filas de cerdas y son los que se utilizan normalmente, ya que son los más económicos y cumplen perfectamente su función.

  • Cepillos eléctricos: estos cepillos acostumbran a tener 3 movimientos autónomos, horizontal, alternado, vertical arqueado o vibratorio. Es un cepillo especialmente recomendado para gente con alguna deficiencia física o mental ya que la forma de utilizarlo es muy similar tanto si eres tu el que se cepilla los dientes como si te los cepilla otra persona.

Claro está que tanto los cepillos convencionales como los eléctricos modernos tienen sus ventajas y desventajas.

Convencionales

-Ventajas:

  • Es mucho más barato que el cepillo eléctrico

  • Es más fácil de encontrar en cualquier establecimiento

  • Es muy fácil de transportar debido a su reducido tamaño y al hecho de que no necesita estar enchufado ni usar batería

  • Se controla más fácilmente la presión que se ejerce sobre los dientes y encías

  • Es el más indicado para enseñar a los niños a limpiarse los dientes.

-Desventajas

  • Es mucho más trabajoso

  • Es más difícil controlar la calidad del cepillado

  • Resulta más difícil llegar a todos los lugares de la boca

Eléctricos

-Ventajas:

  • Al ser más largo es más manejable y como tiene un cabezal más pequeño puede llegar a más lugares de la boca

  • No se necesita tanto esfuerzo

  • Los más modernos tienen temporizadores y sensores para optimizar tu limpieza bucal

-Desventajas

  • Son mucho más caros que los tradicionales

  • Resultan mucho más difíciles de transportar debido al tamaño y la necesidad de electricidad.

  • No se encuentran en todos los establecimientos

Según la dureza

Las cerdas de los cepillos tienen diferentes durezas la cual tienes que elegir la que mejor se adapte a tus necesidades, tanto si se trata de cepillos manuales como si se trata de cepillos eléctricos.

  • Duros: son los que tienen las cerdas más fuertes y rígidas. Son los más recomendables para bocas sanas y bien cuidadas, puesto que tienen menor sensibilidad tanto en dientes como en encías. Con estos cepillos no es aconsejable ejercer mucha presión puesto que pueden dañar más fácilmente la boca.

  • Medios: son los que utiliza la mayoría de las personas si tienen una  buena salud bucal pero no tienen la boca suficientemente fuerte como para aguantar la presión de un cepillo con las cerdas duras.

  • Suaves: son los más recomendables para la gente que tiene problemas en su salud bucal como gingivitis o enfermedades temporales que imposibilitan el uso de un cepillo medio y mucho menos uno duro.

Por otra parte hay cepillos especiales para diferentes situaciones en las que también es muy importante la dureza de las cerdas:

  • Para niños: son cepillos con un cabezal más pequeño, para que sean más manejables en la boca y suelen ir acompañados de llamativos diseños para que a los niños les resulte más lúdico limpiarse los dientes. Por otra parte estos cepillos suelen ser levemente más suaves que los cepillos suaves normales puesto que están hechos para dientes de leche.

  • Postcirugía: son cepillos especialmente fabricados para usarse después de alguna cirugía bucal que deje más sensibilizada dicha zona.

El uso y diferencias de los diferentes tipos de cepillos se encuentran mucho mejor explicados en el curso de higienista dental.

Otros artículos:
Grado Superior Prótesis Dental

¿Preocupado/a por la salud bucodental de las personas que están a tu alrededor? ¿Te interesan las prótesis dentales?

Curso Higienista Dental

¿Te interesa la higiene dental? ¡Escuela Pejoan es tu centro de formación! Más de treinta años de experiencia nos respaldan.

Contacto
Curso Higiene Bucodental

¿Quieres más información sobre nuestros cursos?
¡Deja que te contactemos!

CENTRE DE FORMACIÓ PEJOAN, SL como responsable del tratamiento tratará tus datos con la finalidad de dar respuesta a tu consulta o petición. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer otros derechos consultando la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad.

¿Necesitas ayuda?