Con el paso del tiempo, poder lucir unos dientes blancos ha ido adquiriendo más importancia y es muy habitual que la gente decida someterse a un tratamiento para blanquear su dentadura.

En este punto, conviene destacar que la naturaleza del esmalte dental es diferente en cada persona y la genética desempeña un papel fundamental en la tonalidad de tu dentadura. Los dientes “per se” no tienen un color blanco radiante y no debemos coger ningún tipo de complejo por ello.

No obstante, debido a diversas causas, el color de los dientes se ve alterado negativamente. Alguna de estas causas son:

En estos casos que hemos comentado se puede acudir al dentista para que te realice un tratamiento de blanqueamiento que se ajuste a tu dentadura y no quede demasiado artificial.

Desde Escola Pejoan, antes de decidirse por un tratamiento de este tipo, siempre recomendamos cambiar algunos hábitos de nuestro día a día que fortalecerán la dentadura y a su vez el esmalte, el cual es propenso a cambiar de color. Alimentos como el pepino, las espinacas o la zanahoria aportan ese plus de fortalecimiento a nuestros dientes.

Debemos tener claro que un blanqueamiento no es permanente y si se siguen llevando los mismos hábitos y no se reduce el consumo de café, se evita fumar, etc. los dientes se volverán a pigmentar y no habrá servido de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *